Síndrome de Ondina, morir mientras se duerme

La leyenda del Síndrome de Ondina


El nombre del Síndrome de Ondina proviene de una  leyenda germánica; Ondina era una ninfa de agua. Un día, nadando en un lago tranquilamente, se encuentra con Sir Lawrence; de quien se enamoró perdidamente.

Tal fue el amor, que la ninfa decidió casarse, sacrificando así, su inmortalidad. El día que contrajeron nupcias, el caballero le prometió que “cada aliento que dé mientras esté despierto, será una muestra de su fidelidad y compromiso”

Al pasar los años, Ondina –producto de la pérdida de su inmortalidad–  empezó a envejecer como cualquier otro mortal, perdiendo con esto, su envidiable belleza.

Su marido, como todo hombre, al ver que ella iba envejeciendo, fue perdiendo el interés en ella y busco el amor en los brazos de otras mujeres; más jóvenes y más hermosas.

Un buen día, Ondina llega a su casa y encuentra a su esposo en los brazos de su amante. En medio de la rabia, Ondina le lanza una maldición; que dice: “Tal como me juraste ese día, cada aliento que des mientras estés despierto te pertenec; pero en el momento en que te quedes dormido no despertaras. Así lo digo y así se cumplirá” vaticinando con eso, su muerte.

El marido no durmió por varios días pero cuando el cansancio empezó a quitarle su fuerza vital. Ya sin fuerzas, Sir Lawrence fue a buscar consuelo en brazos de su amante; a la que le prometió que su último aliento seria para ella.

Allí fue donde exhaló su último estertor; se quedó dormido y no despertó jamás, cumpliéndose la maldición de Ondina.

Una enfermedad extraña: el del Síndrome de Ondina.

Alejándonos del cuento, existe una enfermedad muy rara que lleva el nombre de tan fastuosa leyenda.  El síndrome de Ondina, también llamado, síndrome de hipoventilación central congénita; es un trastorno respiratorio que puede tener consecuencias fatales.

La persona que padece de esta extraña enfermedad sufren un paro cardiorrespiratorio durante el sueño. El síndrome de Ondina es un síndrome poco frecuente, tal como el síndrome de Tourette ;caracterizada por un control anormal de los sensores cerebrales que se encargan de la ventilación de los pulmones.

Los pulmones carecen del control automático; traduciéndose en la ausencia de respuesta por parte de la cavidad en el momento en que las personas dejan de estar en vigilia.

¿Por qué ocurre el del Síndrome de Ondina?

Respirar es un reflejo natural y automático, y ninguna persona o animal, debe pensar o recordar que tiene que respirar.  Nuestro cerebro tiene sensores que se encargan de mover los pulmones cuando necesitamos oxígeno en nuestra sangre.

El síndrome de Ondina es un trastorno congénito, una anomalía cromosómica como el trastorno de Patau. Según investigaciones, esta anomalía ocurre por un trastorno genético causado por un gen en el cromosoma 4.

Por lo tanto, una persona con este síndrome raro que afecta a 1 de cada 10.000 o 15.000 personas tienen una falla severa en el control central (y automático) de los pulmones.

Tratamiento para el del Síndrome de Ondina.

Los pacientes que sufren de este síndrome extraño requieren de ventilación mecánica para poder sobrevivir. Sin embargo, existen algunos métodos como: terapia de oxígeno y medicamentos que estimulan el sistema respiratorio; que pueden garantizar que el paciente sobreviva en el tiempo.

El síndrome de Ondina es una enfermedad crónica y puede aparecer en cualquier momento de la vida.

Los infantes que la sufren tienen altas tasas de mortalidad; a menos que se use algún tipo de mecanismo para asistir su respiración.

Sin embargo, el abanico de posibilidades para su tratamiento se va ampliando con las investigaciones. A pesar de que es una enfermedad casi mortal, no necesariamente estas destinado a exhalar tu último aliento cuando estés dormido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *