Hombre Man Dormido Durmiendo Barba

¿Te imaginas estar conduciendo hacia tu trabajo en un día soleado y de repente sientes un sueño incontrolable que puede ser tan irresistible; que te obliga a hundirte en él sin tan siquiera poder detener el coche en un lugar seguro y evitar un accidente?. Este tipo de situaciones son las que experimentan las personas que sufren de narcolepsia y tienen que vivir diariamente con este extraño síndrome.

¿Qué es la narcolepsia?

La narcolepsia es un trastorno de sueño muy extraño y de origen neurológico. La persona que sufren de este síndrome padece de una excesiva somnolencia junto con cataplejía; en horarios diurnos.

El cerebro es el órgano que se encarga regular los ciclos del sueño y de vigilia que tiene una persona; pero, cuando la persona sufre de narcolepsia, el cerebro es incapaz de regular los ciclos eficientemente y con normalidad.

Lo impulsos que tienen de dormir son fugaces y pueden llegar a ser hasta abrumadores. Por otro lado, estos episodios pueden durar unos pocos segundos o varios minutos.

Estos episodios de sueño se producen en cualquier momento, por lo que puede constituir un gran problema para la vida diaria de estas personas.

Los pacientes que sufren de este extraño síndrome pueden quedarse dormidas en la escuela, en el trabajo, manejando, mientras están conversando, cocinando, bailando, comiendo, jugando o haciendo alguna actividad que necesita total atención, debido a su peligrosidad.

¿Qué causa la narcolepsia?

Al ser una enfermedad extrañano se sabe a ciencia cierta cuál es la causa de la narcolepsia. Sin embargo, se cree que es una enfermedad genética que puede manifestarse en la segunda y tercera década de vida. Otra de las causas puede ser el estrés, cambios hormonales o algún accidente craneal.

¿Cuáles son los síntomas de la narcolepsia?

Algunos de los síntomas más comunes de la narcolepsia son:

  • Excesiva somnolencia diurna: Como se expuso anteriormente, los individuos con narcolepsia tienen accesos de sueño incontrolables e irresistibles que pueden durar segundos, o varios minutos. Tienden a aparecer de forma brusca e inesperada.
  • Hipotonía muscular: Esta es una de las características típicas de la enfermedad y consiste en la pérdida o descenso del tono muscular ante emociones fuertes; perdiendo la capacidad de reaccionar efectivamente, aunque este no se haya dormido. Se manifiestan de manera brusca y pueden durar segundos o minutos.
  • Alucinaciones hipnagógicas/hipnopómpicas: Pueden ocurrir al momento de quedarse dormido o en el momento de despertarse. El individuo sufre de alucinaciones y percepciones irreales de la realidad. Estas alucinaciones pueden ser auditivas, visuales o táctiles.
  • Parálisis de sueño: Las personas que sufren de este extraño síndrome no pueden mover las extremidades o algunas partes del cuerpo al momento de despertar o al dormir.
  • Sueño fragmentado: contrario a lo que se cree, las personas con narcolepsia no pasan la mayor parte del tiempo durmiendo, así como ocurre con los sueños incontrolables, suelen despertarse frecuentemente en las noches y son frecuentes las pesadillas, hablar en los sueños y el sonambulismo.

Por otro lado, los individuos también pueden experimentar los siguientes síntomas:

  • Pérdida de memoria y falta de concentración
  • Cansancio y fatiga
  • Visión borrosa
  • Trastornos de alimentación
  • Conducta automática

¿Cómo se realiza el diagnostico?

La narcolepsia no se puede diagnosticar definitivamente en la mayoría de los pacientes; hasta tanto no se manifiesten los primeros síntomas.

De hecho, las personas no están familiarizados con este trastorno tan extraño por lo que es más difícil realizar un diagnóstico efectivo; y por consiguiente, seguir los tratamientos necesarios para llevar controlar los síntomas característicos de esta extraña enfermedad.

Sin embargo, un examen clínico y una revisión de los antecedentes médicos pueden arrojar indicios de que la persona está experimentando un problema neurológico.

Sin embargo, muchos de los síntomas pueden confundirse con otras enfermedades de origen neurológico, por lo que es necesario realizar algunas pruebas específicas:

  • El polisomnograma es una prueba nocturna que toma mediciones mientras la persona está dormido, con este examen se puede documentar las irregularidades en el ciclo del sueño –puede registrar la actividad eléctrica del cerebro, frecuencia cardiaca y respiratoria– que es el síntoma más característico de esta enfermedad.
  • La prueba múltiple de latencia del sueño es otra de las pruebas necesarias para diagnosticar este síndrome; se realiza durante el día para medir si una persona tiende a quedarse dormida y para determinar si estas manifestaciones del sueño inciden negativamente en la vida diaria de los pacientes. Esta prueba mide la cantidad de tiempo que la persona tarda en quedarse dormida; un periodo de latencia de 5 o menos minutos se considera narcoleptico.

¿Existe algún tratamiento para esta extraña enfermedad?

La narcolepsia no tiene cura. Sin embargo, la somnolencia excesiva y la cataplejía se pueden mantener controlado por medio de la ingesta de medicamentos. Mientras van manifestando los síntomas, se van tratando. Hasta ahora no existe un mecanismo preventivo.

Algunos de los tratamientos más usados por los médicos son los estimulantes del sistema nervioso central como; metilfenidato, dextroanfetamina, metanfetamina y pelomina; para aliviar los sueños diurnos excesivos y reducir la incidencia de los mismos.

Sin embargo, se debe hacer un seguimiento exhaustivo debido a los efectos secundarios que se desprenden del uso de estos fármacos. Por otro lado, el paciente puede volverse tolerantes a su uso; por lo que será necesario aumentar las dosis después de un tiempo.

En cuanto al control de la cataplejía, los antidepresivos pueden ser eficaces para controlar este síntoma. Los tricíclicos –mipramina, desipramina, clomipramina y protriptilina–; y los inhibidores selectivos de la captación de serotonina –fluoxetina y sentralina– pueden servir como un tratamiento eficaz; pero tienen algunos efectos secundarios, aunque estos no suelen ser tan dañinos como las anfetaminas.

Por otro lado, el paciente debe cambiar algunos rasgos de su vida diaria que le ayudarán a mejorar los síntomas de esta extraña enfermedad; algunos de estos son: tener un sueño regular, evitar bebidas con cafeína, evitar el consumo de alcohol y cigarrillos; tomar siesta cortas y programadas, dedicarse a actividades relajantes y realizar ejercicio diariamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *